Misión:

El Colegio Pureza de María en Panamá existe como prolongación de la obra iniciada por Madre Alberta, fundadora de nuestra Congregación, cuya misión fue dar respuesta a las necesidades sociales de la época y del lugar: la formación cristiana de la mujer.

Hoy, en Panamá, ofrece una educación integral, desde la perspectiva católica, con el fin de hacer de los estudiantes personas capaces de transformar el lugar en el que viven, aportando lo mejor de sí a la sociedad Panameña y al mundo; personas comprometidas e identificadas con Jesucristo y su mensaje.

Satisface las necesidades de los estudiantes mediante la cultura, el deporte y las nuevas tecnologías, como medios de desarrollo humano, en constante comunicación con la familia, desde el nivel Preescolar hasta la culminación del Bachillerato que les dará la posibilidad de ingresar al mundo universitario.

Optamos por una formación abierta a la trascendencia, con la convicción de que la fe en Cristo y la religión enriquecen a la persona.

Educamos en la pureza que significa "ser lo que se es": verdad, autenticidad, transparencia, según la palabra del Señor: "bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios", plenamente cumplida en María, nuestro modelo.

Contamos con un personal docente capacitado, que trabaja en equipo y se implica en un proceso de formación continua y permanente, convencido de que la formación integral de los estudiantes depende de todos.

Fomenta un clima de familia que posibilita la felicidad y satisfacción de los estudiantes y de todos los estamentos de la comunidad educativa.

 

Visión:

En el Colegio Pureza de María de Panamá pretendemos llegar al pleno desarrollo de la personalidad de los estudiantes en todas sus dimensiones para que opten personal y libremente por la fe y para que alcancen en el futuro un alto nivel profesional a partir de la formación académica y humana recibida, de tal manera que sean capaces de vivir en este mundo competitivo sin perder de vista sus valores éticos y morales.

Queremos ser percibidos como:

  • Una comunidad pedagógica católica con una metodología abierta y flexible, activa y creativa, firme y favorecedora del espíritu de familia;

  • Una Comunidad cercana y que busca la verdad, plural e integradora de los contenidos de fe y cultura haciéndolos vida;

  • Una Comunidad responsable y sensible al entorno que forma individuos que se desenvuelven día a día para llegar al éxito.

 

"La educación no es la obra de un día, sino el trabajo ejercido por mucho tiempo continua y constantemente"
M. Alberta

Inicio | Mapa del Sitio | Contáctenos